jueves, 18 de diciembre de 2008

Como agua para chocolate


Todos nacemos con una caja de fósforos dentro, pero que no podemos encenderlos solos... Necesitamos la ayuda del oxígeno y una vela. En este caso el oxígeno, por ejemplo, vendría del aliento de la persona que amamos; la vela podría ser cualquier tipo de comida, música, caricia, palabra o sonido que engendre la explosión que encenderá uno de los fósforos. Por un momento, nos deslumbra una emoción intensa. Una tibieza placentera crece dentro de nosotros, desvaneciéndose a medida que pasa el tiempo, hasta que llega una nueva explosión a revivirla. Cada persona tiene que descubrir qué disparará esas explosiones para poder vivir, puesto que la combustión que ocurre cuando uno de los fósforos se enciende es lo que nutre al alma. Ese fuego, en resumen, es su alimento. Si uno no averigua a tiempo qué cosas inician esas explosiones, la caja de fósforos se humedece y ni uno solo de los fósforos se encenderá nunca.

3 comentarios:

mberenis dijo...

I really like this blog, the author is very talented at blogging! I enjoyed viewing it. Check out my internet speed test blog. Comments welcome! =)

--->Free Internet Speed Test<---

La niña imantada dijo...

este libro es increible, me acuerdo que cuando vi la peli ya me la sabía de memoria :)

Rubén Bautista dijo...

Si, es una nueva pelicula sueca. Puedes encontrarla en diversas paginas de descargas bajo el nombre de "Let the right one in", ya que aun no está estrenada en españa, y por tanto no está en castellano. Saludos!