lunes, 15 de noviembre de 2010

Pasaban los días y tenía esa odiosa sensación de que las cosas y ella misma no iban
en el rumbo correcto y sin embargo eso le gustaba, estaba bien, no quería otra cosa. 


- No puedes vivir cuestionando cada maldita cosa a cada momento.

2 comentarios:

Dana O'hara dijo...

no puedo estar más de acuerdo con esa última frase. Especialmente en este momento de mi vida.

en pentagramas dijo...

qué gran verdad !!! en una sola frase lo mucho que has llegado a decir Mar!
me gusta tu blog, me gustan tus entradas... te sigo! :)