jueves, 2 de diciembre de 2010

Safaris sin fin

Adoro noviembre y todo lo que tenga que ver con él. Es un mes más, sí, pero es mi mes, es nuestro mes. Es el momento del año en el que empieza a hacer mucho frío, las luces de navidad esperan impacientes poder iluminar las calles y nosotros volvemos la vista atrás y nos decimos cosas estúpidas que suenan muy bien. Sonrío tanto cada vez que recuerdo aquel noviembre que a veces me da pena no poder volver ahí, pero cada noviembre que pasa es especial. Hay osos pandas gigantes, ornitorrincos 'y nos quitamos el susto con un beso en la nuca'. 

3 comentarios:

MiRutinaPreferida dijo...

¿Cómo he tardado tanto en encontrar este blog?
Hacía tanto que no encontraba tantas coincidencias musicales, encantada de seguirte

Infinitos besos

Dana O'hara dijo...

Noviembres como los tuyos merecen la pena.

Anónimo dijo...

Ornitorrinco